Jimmy Kimmel habla sobre lo que paso al final de los Oscar.

El Reboot de Miss Universo 2.0

 

La 89 ceremonia de los premios de la Academia, es sin duda una que quedara para la historia. El pasado 25 de Febrero; se celebraron los Oscar de la mano de Jimmy Kimmel como su presentador. La ceremonia fue amena. Se noto a grandes rasgos que la producción, tanto como el presentador se esforzaron por divertir y sobre todo; por sorprender a los espectadores, tanto presentes como a televidentes.

Si te gustan los premios, las películas, los discursos, el glamour y las celebridades. Seguro no fue difícil ver 4 horas del evento en vivo, personalmente fue bueno, aunque en algunas ocasiones me pareció que trataba de competir con lo que fue la ceremonia de dos años atrás; encargada de Ellen Degeneres. Pero al final siempre regreso al estilo de Jimmy Kimmel. El cual advirtió desde que se supo que iba a ser el host, que el evento terminaría siendo un  desastre.

En la ceremonia hubo de todo; para empezar se abrió con la presentación de Justin Timberlake con su pegajoso “Can’t Stop the Feelling” (canción que estaba nominada a Mejor Canción.) para animar al público. Los hilarantes monólogos de Jimmy tanto como su “guerreo” durante toda la ceremonia contra Matt Damon, ayudaron a seguir con la carismática energía que había dejado el himno de los “Trolls”. Con snacks cayendo del techo del Teatro Dolby, la recreación de la escena del Rey León, chistes sobre el actual presidente de Estados Unidos de América y hasta un grupo de Turistas que terminaron su recorrido sorpresivamente en la ceremonia, fueron algunas de las cosas que el presentador planeo para que la 89 ceremonia no quedara como una mas en la historia de los premios al Oscar. Y no lo fue… NO LO FUE.

 

Y es que Los Oscar sufrieron un Deja Vu o como me gusta decirlo; Un Reboot de lo que paso en la ceremonia de Miss Universo 2016. ¿Si lo recuerdan? La hermosa reina de belleza de Colombia llorando con sus ramo de flores porque habían dicho que era la ganadora del certamen cuando al final resulto ser todo una equivocación porque al final la verdadera ganadora fue Miss Filipinas. Bueno, pues algo así paso en el Teatro Dolby.El último premio; el premio mas esperado de la noche “Mejor Película.” Dos competidores que se habían enfrentado durante toda la temporada de premios: De un lado, la carismática y vistosa; La-La-Land. Y del otro lado; la dramática y aguda; Moonlight. Un solo premio, entregado por dos actores de antaño de Hollywood; Warren Beatty y Faye Dunaway (seguro jamás habían sido tan twitteados como ayer). Todos expectantes y algo desesperados porque Warren le pusiera emoción al premio… finalmente, un par de miradas y nombraron a la ganadora: ¡LA-LA-LAND!

O al menos creímos que era la ganadora… Se entregaron las estatuillas, se dieron los discursos, el joven elenco, productores y director de La La Land subieron emocionados por haberse llevado el principal premio de la noche. Hasta que…

Sí. Tal como paso en Miss Universo. Por alguna razón se detuvo la celebración, apagaron la música de triunfo y se abrió la puerta a lo inevitable: LA-LA-LAND, no había sido la ganadora de la noche, sino Moonlight. Alguien había confundido los sobres y a la hora en la que Warren tuvo que leer el nombre de la película ganadora lo único que vio fue el nombre de “Emma Stone- La La Land.” Y no era que se tratara de hacernos reír sino que no sabía que hacer, su compañera Faye Dunway tomo la decisión de nombrar a la película como la ganadora y el resto fue historia. Es la primera vez que algo así pasa en la ceremonia. Nadie sabía que hacer, nadie sabía si aplaudir al equipo de Moonlight o abrazar al joven equipo de La La Land. Nadie sabía si reír o aguantarse la risa. Todo paso muy rápido  y fui incomodo. Finalmente el equipo de Moonlight agradeció  y se alzó como la principal ganadora entre aplausos y por supuesto millones de Memes y tendencias en las diferentes redes sociales a lo largo de todo el mundo. Definitivamente algo para recordar.

Al día siguiente el presentador Jimmy Kimmel decidió hablar (más) sobre la bochornosa escena de los Oscar, pero esta vez en su propio programa. Entre risas, el presentador aclaro que había advertido que iba a ser un desastre, al mismo tiempo que no dejaba de decir lo divertido que había sido “a excepción del final…” “fue el final más raro de la televisión desde Lost.”. Paso entonces a explicar cómo es que sucedieron las cosas. Al parecer después de que los ganadores terminaran su discurso de agradecimiento, él aparecería en pantalla junto a Matt Damon (quizá para seguir con su guerrea de toda la noche). En eso el actor de The Martian, le susurro:  “Creo que el jefe de escena dijo que se equivocaron con el ganador.” Jimmy expectante a todo: “En eso pienso: ‘bueno, el presentador subirá al escenario y aclarara todo esto…’ Y entonces recuerdo ‘¡oh yo soy el presentador!’” Entre risas recuerda lo que paso y lo poco que hizo al respecto. Reconoció a Jordan Horowitz (el productor de La La Land) por hacer lo políticamente correcto  entregar el Oscar a los verdaderos ganadores… “Aunque mi primer instinto fue decirles que corrieran. Que tomaran ese Oscar y se fueran.” Pero no paso claro y continuo entre risas el evento. “…hay tantos productores en el escenario y nadie sabe quien es quien. Y estoy parado ahí como idiota sintiéndome mal por esos chicos, pero también tratando de controlar las inmensas ganas de no reírme.” Agradeció a Denzel Washington por recordarle que tenía que darle el micrófono a los verdaderos ganadores: “Trataba de llamar mi atención, me apuntaba algo y yo no sabía que era. Solo comenzó a gritar ‘¡Barry! ¡Barry!’ Y en eso recordé que Barry Jenkins esta detrás de mi y Denzel quiere que le pase el micrófono, lo cual tenía sentido; Gracias a Dios que Denzel tenga sentido.”

Lo mas graciosos del video es que el presentador tuvo que aclararle a los medios de prensa, a los actores y a casi todo el mundo que el acontecimiento no era una de sus bromas. “¡No! No lo hice… después del show tuve que reunirme para saber que era lo que había pasado.” Al parecer había dos tarjetas con el nombre de Emma Stone; la primera, que estaba en manos de la actriz y la segunda, que la utiliza el equipo organizador PwC (una de las cuatro firmas de consultoria contratada para el evento) para tener un orden de entrega. El encargado  Bill Culligan (otro ser que se une a la libro de personajes que nos hacen recordar que tal vez nuestros problemas no son tan malos.) se olvido de romper el sobre de Emma, por lo cual al no romperlo se creyó que era el del último premio de la noche. Y así… La-La-Lastima.

La empresa PwC se ha encargado de pedir una disculpa mediante un comunicado, librando de cualquier culpa a Warren Beatty, Faye Dunway, la Academia, A la cadena de televisión ABC, al anfitrión del evento; Jimmy Kimmel y claro a Emma Stone (bueno a ella no). Alegaron que fue una irresponsabilidad y que se volvió un gran malentendido porque no se siguieron “los protocolos establecidos” para corregirlo de manera rápida. Finalmente concluyeron el comunicado con: “Esta última noche fallamos a la Academia.” Y es que la compañía se ha encargado durante los últimos 19 años de la contabilización de los votos a los premios Oscar.

También la Academia se disculpa.

Después de todo el caos este pasado Lunes, la Academia lanzó un comunicado disculpándose por el acontecimiento de la noche pasada:

“Hemos pasado la última noche y hoy investigando las circunstancias (de lo sucedido), y determinaremos qué acciones son apropiadas en el futuro. Estamos firmemente comprometidos con la defensa de la integridad de los Oscar y de la Academia”

¡Oh Cuanto Drama!

¡Larga Vida a Hollywood! 😉

  • Facebook

  • Twitter

  • Archivos